Mi retrato conceptual

jueves, 7 de febrero de 2013

LA CASA MALDITA


La casa de fuera era toda de color marrón, con unos grandes ventanales, y en la parte de arriba un bonito balcón. El jardín era espectacular, con grandes árboles, vistosas flores y una piscina enorme.
Cuando la vimos desde dentro, era una casa muy grande, tenía en la planta baja el comedor decorado muy antiguo con muchos cuadros colgados de las paredes,  la cocina era muy hermosa, tenía unos azulejos de color gris, muy bonitos. En la primera planta se encontraban cinco habitaciones con sus respectivos aseos.
Decidimos quedarnos la casa, porque aparte de gustarnos mucho, el precio era excepcionalmente barato.
El vendedor nos explicó que era tan barata porque no la podían vender a causa de que en ella se había producido años atrás una masacre.
Una actriz de Hollywood, y sus amigos fueron brutalmente asesinados por una secta liderada por James Smith.
Decidimos no hacer caso y compramos la casa con mucha ilusión, aunque no sabíamos que solamente la ocuparíamos una semana.
Desde el principio sentimos una presencia sobrenatural, primero eran ruidos extraños, más tarde las puertas, las ventanas y las luces se abrían y cerraban solas.
Sentíamos la presencia de alguien en la casa que nos observaba, sin embargo no podíamos encontrar a nadie, por más que la registramos de arriba abajo.
Poco después empecé a soñar con el crimen sucedido en la casa, pero los protagonistas éramos mi familia y yo.
Me costó muy poco esfuerzo convencer a mis padres para abandonar la casa maldita.

1 comentario:

Isabel Castro dijo...

¡Buena redacción! Atento a la acentuación.

AGRANDA EL TEXTO