2017 Las bicicletas son para el verano

2017 Presente, pasado y futuro

¿Quiénes han escrito aquí?

Adam Méndez Adrià García Adrià Hurtado Adrià Martínez Adrián Rigal Adrian Ruiz Ahián Martínez Aida Aguilar Aida Llaves Aitana Porqueras Aitane Iturrioz Alba García Alba Mena Albert Chacón Albert Fernández Albert March Albert Sánchez Alberto Cantera Alex García Leiro Alex Giménez Alex Gimeno Àlex Guillén Alex Horta Alex Romero Miñarro Alex Vílchez Ana Fernández Martínez Ana Hernandez André Llobet Andrea Gaviria Andrea Gómez Andrea Lupión Andrea Saladie Andrés Montoya Anet Esna Ángel Geraldo Ángel Palazón Angelí del Vechio Ani Núñez Anna Garcia Anna Stapleton Anna Triviño Ariadna Estivill Ariadna Llobet Ariadna Medina Ariadna Perdiguero Arnau Homdedeu Arnau Marzà Aroa Caparrós Díaz Asier Pla Ayrton Barrio Berta Villaverde Blanca Barrau Blau Tarrago Gomes Boyd Van Den Engel Bronwen Hughes Carla Casajuana Carla de la Iglesia Carla Fernández Carla Pintó Carles Signes Carlota Anglès Carmen Grama Carolina Laboria César Torrico Chloe Evans Claudia Cardenoso Clàudia Carles Claudia Pallarés Cristian Gualoto Cristina Guinovart Cristina Ribera Cristina Soriano Cristina Ventajas Dakota Serrano Daniel Briz Daniel Castro Daniel López Daniel Luceño Daniel Ramos David Abella David Garcia David Guardia David Petreski David Urbano Denisa Viorica Eduard Casanovas Eduard Malynovskyy Eider Vidal Elena Aguirre Elena Ortiz Eliezer Coelho Elsa Márquez Enzo Gallardo Eric Manrubia eric martinez Eric Navas Fernando Vallvé Ferran Zurita Ferran Zurita García Gemma Stapleton Georgia Carter Gerard Angosto Gerard Ortiz Gerard Tortosa Gerard Vidal Greta Trimakaite Guillem Álvarez Hélène Harvengt Hugo Casajuana Hugo Cavaglie Hugo Pérez Ignacio Bernal Ignacio Fernández Ignasi Segarra Ingrid baiges Irene Martínez Isaac Garay Isabel Cantarero Ismael Delic Ismael Peñalver Ivan Guardia Ivan Herzog Jamal Martín Janina Bonastre JAUME SABATER CORTIELLA Jaume Vernet Jennifer Bueno Jesús Galera Jesús Padilla Jimena Fernandez JIn Woo Fontinele Jing Zhu Joan Carles Anglès Joan Estrada Joel Panisello Joey Weiss Jon Alonso Jonatan Granero Jordi Alay Jordi Alsina Jordi Marín Jorge Alberto Solarte Salinas Josefa Moreno Josep Jordan Josep Maria Serra Joshua Julvé Juan Manuel Tirado Judit Mas Judith Laboria Julen Méndez Júlia Màdico Julián Cano Kaat Laasch Karla Tirado Laia Clua Laia Granero Laia Homdedeu Laia Muñoz Laura Miró Lauren Vega Leandre Garcia Liana Unanyan Lluís García Luisa Ocampo Luiza Guz Luzmila Perucho Lydia Glanc Manel Mata Manel Ramos Mara Sol Chu Marc Bartumeus Marc Campanario Marc Castro Marc Cubells Marc Fao Marc Francín Marc Llobet Olmo Marc Manzanares Marc Paulet Marc Rodriguez Marc Serra Marc Sobrino Marcel Gutiérrez Marcel Zurita Marcelino Poleran María de la Cruz Maria EscrIbano Maria Ferrús Maria Julve María Ortiz Maria Roig Maria Rowland Mariano Martín Marina Garcia Mariona Guillén Markel Artabe Marta Costa Marta García Marta González Marta Ribera Martí Juncosa Martin Martos Mathias Martins Mayya Izmailova Mercè Canela Michaela Petreska Miguel Pradas Mikaela Depetris Miquel Gómez Mireia Beteta Mireia Castro Mireia Villas Bautista Mitchell Horcajada Bouterse Montserrat Estupiña Nacho Bernal nacho fernandez Naiara Anaya Natalia Arroyo Nerea Polanco Nerea Serrano Nerea Vidal Nico Olivares Nicol Flores Nil Garrofé Noelia Belmonte Noelia Navas Núria Torrico Ona Berga Ona Solà Oriol Martínez Pablo Ibarbuen Parris Simms Patricia Prieto Pau Aránega Pau González Paula Castillo Paula Corpas Paula Massagué Paula Queral Pol Ben Pol Estadella Pol Feixas Pol Ortiz Rafael Ferreira Raquel Villas Roger Cascón Roger Ruiz Roger Tremosa Roman Miklyusky Rubén López Rupert Harvengt Samuel Martínez Sandra Foschi Sandra Murillo Sara Colmenero Sara Marín Sara Moreno Sara Sánchez Sarah Huon Sem Van Leeuwen Serena Foschi Sergi Cardona Sergi Garcia Sergio Borrego Sílvia Balañà Sofia Guadalupe Pedrola Sonia Moreno Susana Velasco Conejos Tahuane Cardoso Tanya Bresson Teresa Sánchez Unai Barceló Ursula Alvarez Morreres Valentina Sánchez Víctor Cantera Víctor Cordero Victor Marin Wanda Curuchet Webster Paraíso Xavi Martín Xavier Ferrús Xavier Viola Yadira Lara Yaiza Tapia Yeray Yon Suk Fontinele

2017 Naturalezas muertas

martes, 17 de mayo de 2016

Relato de la infancia de Pepín Bello

Amanecía un nuevo día para Pepín, un muchacho alegre, despreocupado y entusiasta. Cantaba el gallo desde hace rato y su madre no paraba de llamarlo a voces: ¡Pepííííín, Pepíííííííín! Él restregaba la almohada por su cara con la intención de llegar a sus oídos y tapárselos para que nadie perturbase su sueño. Según Pepín, él ya era mayor, tenía ocho años recién cumplidos, cosa que le permitía tener un poco más de libertad, por lo tanto podía gozar del sueño un ratito más. Pasados unos minutos escuchó los fuertes y escandalosos pasos de su madre dirigiéndose a su habitación, eso provocó, como si se tratara de un acto reflejo, que Pepín saltara de la cama y se quitara el pijama en pocos segundos. La puerta se abrió, y como un rayo, sin dar tiempo a que su madre dijera nada, Pepín ya había salido de su cuarto dirigiéndose a la cocina de su humilde morada.

Vivían en un pueblo pequeño de montaña, en Huesca. Después de desayunar Pepín fue a visitar a su padre, Serevino Bello, a su oficina de trabajo. Había un largo recorrido desde su casa hasta la oficina, que normalmente su padre hacía en mula, pero Pepín, como ya era mayor y tenía ocho años se dispuso a ir andando. Pepín se distraía tarareando canciones, observando los paisajes verdes, admirando a la naturaleza, era un chico muy curioso, era curioso hasta tal punto que vio que el sendero que estaba atravesando se dividía en dos y cogió un camino oscuro, frío y con un cartel en el que ponía: “Prohibido el paso, sendero desierto desde la prehistoria.”

Él era un aventurero, se adentraba por el camino y cada paso que daba lo alejaba de la luz, los árboles cubrían el cielo sólo se apreciaban siluetas. Pepín estaba muerto de miedo, pero se repetía una y otra vez, tengo ocho años, ya soy mayor, este camino no puede conmigo. Pasaron cuatro horas y Pepín aún seguía andando con un temblor escalofriante en las piernas. Agotado, decidió rehacer el camino andado con la finalidad de volver a casa. Tras muchas horas de andar, salió otra vez al cruce donde se había desviado, dejándolo atrás para volver a su casa, cuando de repente escuchó una voz masculina que decía: ¡Pepíííííííín! Era su padre, que se acercaba a él galopando encima de su mula. Pepín le contó todo lo que le había pasado y su padre lo montó en la mula y se lo llevó para casa. 

No hay comentarios:

AGRANDA EL TEXTO